26 jun. 2010

DAÑOS COLATERALES.........



Vendo hoy una cama de sueños perdidos, dos armarios con  dudas acumuladas, dos mesas repletas de conversaciones secretas y un sofá con la piel gastada de tanta caricia, se me han entumecido las vértebras, cansadas de cargar con miles de toneladas de más y caricias de menos, se me descomponen los huesos a falta de las vitaminas que solo conseguían el zumo de tus brazos , de que tu nombre retumbe en la orquesta de mis cuerdas vocales, exijo la escayola de tu voz para vendar mi  corazón ,agujereado de tantas tareas aplazadas, de exigir tumbarme en el cielo de  tu vida y caminar con tus pies. Esta noche desde mi balcón vomito deseos al vidrio embustero y falso de la noche ,resurjo desde mis tacones y me maquillo con rimel de miel para disimular la tristeza,. Deshilvano un sinfín de palabras cosidas en mis pulmones con hilo de pescar. Porque se me da muy mal mentir mirando a los ojos y levantar mis brazos disfrazando de nuevo tu verdad , así que no me pidas que pase página sin que continúe el hilo de esta historia, sin conocer a los actores principales ,que si de fingir se trata, me cuesta fingir hasta los orgasmos; hoy, tú que  vendes mis pestañas al 2x1 y las verdades cobran más importancia que tus silencios depurados.. hoy no pido que me entiendas porque te enredarás, solo quiero que me averigües por el ojo de tu cerradura, que me escuches por el sonido de mi afonía, que sepas que le doy las mismas vueltas a toda esta historia igual  que un carrusel, deja de abrazarme siempre a contra corriente, que aún estando de frente siempre me das la espalda con máscara de carnaval; y te marchas con tu silencio cuando te ofrezco entrada VIP a esta sala de aforo limitado, con un solo par de tacones en una pista de miles de kilómetros, cuya última canción era una parada en mi  cielo.


Aún no sabes que soy una muñeca con piel hasta en las pestañas, una muñeca casi ausente con demasiados días doloridos y una playa sin malecón. he merendado tantas mentiras que ahora la verdad me sienta fatal, lo que sucede es que ya no me distingues en esta pobre sala de baile , ni me miras mirar en este cuadro repleto de miradas sinuosas que apuntan al techo; que el deseo es tan endeble como los botones de la camisa que ya jamas  te desabrocharé. Y me quedaré tan sólo con la vieja costumbre de que me vistas y me desvistas, pinté nuevos sueños en los papeles de facturas pendientes, arranqué la pena de cuajo y no coso las heridas porque me impresionan las agujas y guardo como fascículos coleccionables las ganas de encerrarme contigo de nuevo entre las sábanas.

Y así andamos, tu y yo cada día un poco más cojos el uno del otro, más descoloridos en esta gama de grises y azules, y más distanciados entre esta fauna de víboras, ya ves……no son más que en mi existencia ,insignificantes daños colaterales.