13 sept. 2010

Se fué..................



El siempre juró que aquello nunca se trató de amor.

Han pasado muchos abriles desde entonces, su corazón bebió cada una de ellos,
como si fuesen lágrimas de paz para su alma yerma.

Cuando ella lo amó, se vistió de luna y se colgó del mismo cielo., para que la mirase, pero él, lleno de indiferencia, se quedó dormido, y se fue agotando aquella luna ,
y se cansó de esperar lo que nunca parieron sus sentidos.

¡Cuantas veces ella se hizo guitarra atándose a sus cuerdas!.
tan sólo para que él un instante la sintiera,más él,
muertos todos los sentidos, jamás hubo nada que percibiera.

Hizo mil veces pactos con el viento para que hasta ella lo llevara,
le pidió ser brisa o ardiente fuego para su gozo, pero él, témpano,
escarcha en la sangre, nunca comprendió nada.

Ahora, muerta la noche, muerta ella, recordará el dolor que dejaba su aroma de mujer después de cada punto sin final. Ahora piensa que hubiese sido bonito verla regresar, así... como siempre lo hacía, como una niña pidiendo un te quiero... así... como una reina reclamando su cetro.

Ahora, pasad cualquier tarde por aquella puerta... Y allí veréis un corazón herido, bailando en un charco y lamiéndose sus heridas. Veréis la simpleza de una vida derrotada , riéndose de sí mismo,.

Ella se fue sin lágrimas, en silencio, sin hacer ruido... pero alguna noche volverá para enredarse como hiedra en sus sueños...

Antes de irse le dejó todos sus sentidos, para cada despertar, puso su corazón al lado suyo, sólo para que le cuente sus sueños cuando ella ya no esté.

En cada tarde de domingo la recordará, sonriendo en su silenciosa complicidad, en la tibieza de una taza de café con aroma y sabor a hiel.

Y cada noche, la velará como una estrella... dándole luz a su lado más oscuro, llevará por siempre en su retina y en su boca , el sonido de su risa.

Se embriagará hasta la saciedad con el sabor de sus propias lágrimas y dibujará en sus ojos el color miel de los suyos...

Siempre una nueva historia empieza con cada punto final y termina siempre cada vez que alguien despierta de su sueño.

Mientras allá fuera siguen llegando Abriles... ella cada vez se vuelve más real y el…esté donde esté ,seguirá jurando que nunca se trató de amor, porque esa niña-mujer dejó de creer en él... la noche que dejó de mentirle, la noche que su palabra no dicha aniquiló su sentir.