7 nov. 2010

Dueño y señor de mis sueños......................



Esta noche te declaro dueño y señor de mis sueños.


Me dejaré llevar por tu piel,

Te acercarás a mis piernas buscando un roce casual, la mirada fija en otro punto, las distancias acortándose.

Pasearás por mis recintos siguiendo mis huellas. Los planes se atolondraran en nuestras bocas hasta que formen letras retando a la distancia, deletreando texturas, sugiriéndonos nuevos deseos.

Intentaré esta noche en mi sueño rescatarte de piratas nocturnos, retendrás mi mano entre las tuyas unos segundos más, entre la sonrisa de tus ojos y la sorpresa de los míos nuestros cuerpos se inundarán de imanes y mis labios como refugio de tus besos, tus manos como sello de esos instantes.

Se abrirá el vértigo de la lujuria y tenderemos un puente hacia la ternura, iremos acomodando nuestras pieles, con las yemas de los dedos nos iremos reinventando el cuerpo estremeciéndonos ante el esperado abrazo.

Conversaremos después sobre el sabor de las emociones, con la certeza de la pasión en la saliva, recreando la fusión del sabor en los labios y apenas sin palabras, saborearemos cada poro por la explosión de las pelvis, reteniendo en un instante esa paz que dan las caricias gastadas, esas que hasta duelen de tanto pasar por la dermis, alzaremos el vuelo en pos de nuestra sensibilidad. Tu presencia se amarrará a mis muñecas, a un pedacito de mi espalda, que se extinguirá en mi alma al llegar el alba.

Esta noche te declaro dueño y señor de mis sueños, con este hatillo de sueños en la garganta, descubriré una vez más tu calma, tus códigos de lealtad, y me sorprenderá la mañana siguiendo el único rastro tras el cual nunca me perderé: el de tu ternura