2 ene. 2011

EL TREN DEL OLVIDO..............




Entre tu nombre y el mío, hay kilómetros de olvido que no nos permiten olernos,
kilómetros intrusos que vigilan que no nos toquemos
y un pretexto que sube diariamente por mi cabeza.

Extraño ver la cama revuelta y el sabor del café en tus labios,
las ganas pasajeras de no mirar el lado oscuro de mi espalda,
el espacio vacío que dejaste a un costado de la cama.

Mi  cama, cada noche toma un respiro
y se calienta con las letras que a kilómetros son escritas.
todavía me pregunto ¿Donde estas, como te encuentro?

¿Por qué nos distanciamos?
¿Quién eres tú para que te reclame mi cama?

Como agua entre los dedos, te me vas escapando
y  te busco con las mismas ganas con las que tú me ignorabas.

A lo mejor mi memoria te está esperando,
y te digo en silencio que hueles a noche,
aunque la noche sea: café ,soledad y espalda,
los acordes de una guitarra
suplicando la bendición de una caricia ya olvidada.

Aun queda espacio
entre la espada y la pared
de esta sequía de tus brazos.

Que aún sigo navegando a la merced
del viento helado de tus ojos.

No dejo de preguntarme
quien me robaría el ayer.

Dónde me dejé olvidados los veranos,
si los dejé prendidos del latido de tus manos
para no poderlos jamás  recoger.

Quizá volveremos a encontrarnos,
si en mí no has dejado de creer.

Y resumiendo como dice Sabina……..
Me quedo agonizando “En el andén de los besos perdidos,
toreando un año más al tren expreso del olvido”