7 dic. 2010

BAJO OTROS BRAZOS.............



Hoy que hace frío fuera,
que el cielo llorando se desploma,
que esta cama y sus sábanas de piel se descubren en el  tacto,
deberías aparecer como invocado por una cita casi lógica,
con tu hambre de mis poros,
a reinventarnos hombre y mujer,
a pecho abierto, estrellándote contra mi soledad,
contra tu silencio que me enviste.

A pesar  de este naufragio,
a pesar de que mi puerta se cierra con la ventisca
tú nunca llegas, y yo aquí, como una casa sola,
perdida en este mapa de piel que empieza a desgastarse,
escribiendo un poema insulso para  darte tiempo,
con la esperanza ciega de que un día llegues,
salido de quien sabe donde,
como si estas letras de un martes gris duraran un todo
y al final del  último verso de ti,
no hubiese ni una coma ni un puto punto.

Estoy llegando al declive de las cosas,
a repensar este poquito que nos quedaba,
y me debilito, me asusto, me  desbaratas.

Amaneces bajo otros abrazos en otra cama,
esa es la confirmación de que gastamos la temperatura del nosotros,
de que la ciega idea del cariño que compartimos se te fué fugando.

No  es sólo que amaneces bajo otro abrazo en otra cama,
serán  mis  besos, mis silencios bellos,
que no volverán  junto a tí en estos venideros años,
la desnudez del tacto a la hora del ombligo,
el recuerdo de las paredes de mis muslos,
los infinitos puentes de caricias  que se mecían en  nuestras miradas,
que se deslizaban por los toboganes de nuestras risas.

Amaneces bajo otro brazo que no es el mío,
en una cama que sólo tal vez,
un día cantaron las canciones que nos regalamos mientras nos quisimos.