3 dic. 2010

A tientas por la vida...............



Voy a tientas por la vida,
tengo ya pendientes muy pocos peajes,
agoté las oportunidades
porque los silencios me gritaron
que no me esperaría.

Ya sólo voy coleccionando suspiros
en frascos de memoria
y postales de deseos
con los ojos mermados y entornados.

Trabajo desde hace días
en el bazar de soledades de la séptima avenida,
dos años de gritos ignorados
que se me consumieron en una profunda locura.

Poseo contratos reciclados,
inestabilidad siempre renovada
y meses de vacaciones para los besos dados.

Ahora vivo desocupada,
atónita por las figuras de sueños
que se arremolinan en la puerta de mi casa,
en una esquina de mi almohada.

Voy a graduarme en epístolas sin destinatario,
voy a hacer un master en noches frías y vacías
y obtendré varios premios por mis altos vuelos
con alas de cristal de indiferencias.

También he aprendido
a suicidar las conversaciones
cuando se acercan los brazos del olvido,
oscuros, difusos e inertes.

Ya no creo en los milagros,
ni creo en los deseos,
tampoco en las esperanzas
que se basan en el tiempo.

Se me abren puertas y cerrojos,
en la hoguera se me queman los despojos,
la voz se me hizo silencio
en la playa del olvido.

He pagado los impuestos
de esta derrota de no vivir en ti,
ya no me queda más presupuesto
para otro invierno sin volver a sentir.